domingo, 17 de abril de 2011

Crítica de 'Sucker Punch'

Lo sé, me he tirado más tiempo del que debería sin escribir. Pero intentaré hacerlo más a menudo. De momento ahí va mi crítica a 'Sucker Punch', peli que los críticos han puesto por los suelos, y que incluso ha desaparecido ya de las salas españolas (nefasta taquilla).


Estamos ante la primera peli original de Snyder. Y probablemente nunca vuelva a hacer nada tan libre como ha hecho Sucker Punch, porque ha sido un suicidio en toda regla, hacer algo tan caro siendo tan tan arriesgado. Seguramente ha hecho justo la película que él quería ver, que solo encaja con lo que algunos otros queremos ver. Igual ya habréis leído por otros lados la semejanza de la película con los videojuegos, pero reducirla a eso, es reducirla completamente, porque estamos hartos de ver películas de aventuras con el mismo esquema que Sucker Punch, solo que en esta ocasión Snyder se ha comprometido muchísimo, haciendo las escenas de acción muy muy desfasadas, y dejando una conexión no demasiado grande entre lo que ocurre en las batallas y lo que ocurre en el resto del metraje.

La primera media hora (o más, no llegué a mirar el reloj durante toda la proyección) es magnífica. El director vuelve a rodar con planos bonitos y cámaras lentas, una escena inicial impresionante, con una música potentísima. Y cuando llegamos a la primera escena de acción es cuando la película se huele con otro aroma. Las apariciones de David Carradi... Scott Glenn, me parecen un poco (muy) de risa, pero son casi casi necesarias. Esa primera batalla es, quizás, la mejor de todo el metraje, la más contenida y a la vez espectacular.
Sin embargo, a partir de ese momento, descubrimos que la trama es planísima. El guión llega a ser de risa en algunos instantes, y los combates son más locos pero menos impresionantes. Esos enemigos tan estrafalarios son una declaración de intenciones de Zack Snyder. A parte del mensaje principal que quiere dar con Sucker Punch (se muestra con bastante fuerza en el final), también ha querido aprovechar la excusa que le da el argumento para crear lo que él quiere ver, y lo que algunos otros también (si seguimos el tópico, el público objetivo es hombre): batallas contra nazis zombies mutantes, dragones... Y si estás dispuesto a disfrutar de un ratejo de acción palomitera, es probable que te lo pases muy bien.

Ayuda muchísimo la música. Porque Sucker Punch es casi un musical sin serlo. La primera escena ya es prácticamente un videoclip, que narra una historia en pocos minutos de forma excelente, y probablemente muchas otras escenas no tendrían tanta fuerza si no fuera por ese buen acoplamiento con la música. No basta esa increíble potencia visual, también es necesario el sonido. Tanto como por el sonido como por las imagenes, Sucker Punch se ve muchísimo mejor en cine.
Snyder sin correa, sin ninguna presión, con total libertad: había que probarlo. Quizás no es lo que todo el mundo esperaba, pero su tráiler no miente en absoluto. La película es bastante dificil de describir, se sale bastante del rango de lo que se suele ver. No es cine palomitero completamente, y sin embargo hay escenas que te intentan decir que la peli es exactamente eso (cualquiera en las que salga Scott Glenn hablando). Es descerebrada, y sin embargo consigue que salgas pensando acerca de todo lo que has visto, ya que aunque en un principio su trama puede parecer plana plana, su último tramo da que pensar.

Puede encantarte, puede dejarte indiferente, puede que llegues a odiarla, pero hay que admitir que es algo diferente, algo bastante complicado de calificar. Y si te dejas llevar, probablemente te lo pases muy bien. No seas escéptico al ver Sucker Punch, quedate abierto a todo, pero no dejes el cerebro a un lado todo el metraje, el director tiene algo que contar, quizás con un guión bastante simplón, y quizás su mensaje no sea en absoluto profundo, pero está ahí.

1 comentario:

Mith dijo...

A ver si saco tiempo y la veo